Carrito de compras

Comida Confort, para "esos" días

publicado por Attencion a Cliente el
Comida Confort, para "esos" días

Pollo al limón y pistacho 

 

     ¿Conoces esos días en los que nada sale como esperabas? Has tenido un mal día en el trabajo, olvidaste dónde te estacionaste, tus hijos no están siendo la dulzura del universo, tu cafetería de siempre no tiene tu pedido habitual, ya sabes, pequeños inconvenientes que se acumulan... Llegas a tu casa y lo único que quieres es una larga ducha caliente, una buena película y una comida caliente y deliciosa. Tenemos justo lo que necesitas. Quédate conmigo y te presentaré tu nueva comida reconfortante favorita. 

 

Ingredientes 

 

  • Pechugas de pollo orgánicas 
  • 1/8 de taza de harina de almendra 
  • 1/8 de taza de pistachos triturados 
  • 1 cucharada de ralladura de limón
  • 1/2 cucharada de zumo de limón 
  • Una pizca de sal 
  • Ajo en polvo al gusto 
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de jarabe de maple 
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon 

 

Procedimiento 

 

     Antes de empezar, precalentar el horno a 180C... bien, ahora podemos seguir... corta las pechugas por la mitad y ábrelas para adelgazarlas. Por supuesto, vamos a utilizar pollo orgánico, libre de transgénicos y alimentado con pasto. Después, en un bowl, mezcla el jugo de limón, el aceite de oliva, el jarabe de maple, la mostaza, la sal y el ajo. Bátelo todo hasta que obtengas una pasta uniforme. En otro bowl, esta vez es el momento de los ingredientes secos, añade la harina, los pistachos, la ralladura de limón y, sí, la sal y el ajo. ¿Quién no ama el ajo? Sumerge las pechugas de pollo en la mezcla líquida que hicimos primero, y luego pásalas por la seca. Es decir, empanízalas. En una bandeja, añade el pollo y unas rodajas de limón si te sientes "extra". Mételo al horno y hornéalo durante 22-30 minutos dependiendo del grosor del pollo. Espera un poco, créeme, la paciencia es la clave, vale la pena. Sácalos, sírvelos con una buena copa de vino blanco y ¡a festejar!

 

     Mañana es un nuevo día, respira profundo y recuérdate por qué estás haciendo lo que estás haciendo. Tómate un día a la vez, mañana tendrás tiempo de hacer y, mejor aún, de probar más comidas deliciosas. Abraza a tus seres queridos y no te olvides de abrazarte a ti mismo, te lo mereces. 

 

Lemon Pistachio Chicken 

 

     You know those days, where nothing really turned out the way you expected it to? You had a bad day at work, you forgot where you parked your car, your kids are being a bit too difficult,  your local cafe didn’t have your usual order, y’know, small inconveniences that pile up… You get home and all you want is a long, hot shower, a good movie, and a warm savoury meal. We got you covered on the last one. Stick with me and I’ll introduce you to your new favourite comfort food. 

 

Ingredients 

 

  • Organic chicken breasts 
  • 1/8 cup almond flour 
  • 1/8 cup crushed pistachios 
  • 1 tbsp lemon zest
  • 1/2 tbsp lemon juice 
  • Pinch of salt 
  • Garlic powder to taste 
  • 1 tbsp olive oil
  • 1 tbsp maple syrup 
  • 1 tsp Dijon mustard 

 

Procedure 

 

     Before we start, preheat the oven to 180C…okay, now we can move on…cut the breasts in the middle and open them, in order to thin them out. Of course, we’re using organic, GMO free, grass-fed chicken. After that, in a bowl, mix the lemon juice, olive oil, maple syrup, mustard, salt, and garlic. Whisk it all together until you get a nice uniform paste. Grab another bowl, and this time, it’s dry ingredients’ time. Add the flour, pistachios, lemon zest, and yup, salt and garlic. Who doesn’t love garlic? Dip the chicken breasts in the liquid mix we first made, and then run them through the dry one. So like, breading them. On a tray, add the chicken and some lemon slices if you’re feeling extra. Place it in the oven and bake for 22-30 minutes depending on the thickness of the chicken. Wait a bit, believe me, patience is key, it’s worth it. Pull them out, serve with a nice glass of white wine, and feast!

 

     Tomorrow is a new day, take a deep breath and remind yourself why you’re doing what you’re doing. Take it one day at a time, tomorrow you’ll have time to make, and, even better, taste more yummy foods. Hug your loved ones and don’t forget to hug yourself, you deserve it. 

Publicación anterior Publicación nueva

×