Carrito de compras

Vida saludable en vacaciones Decembrinas ¡claro que se puede!

publicado por Attencion a Cliente el
Vida saludable en vacaciones Decembrinas ¡claro que se puede!

Entramos en el último mes del año y empieza la cuenta atrás hacia la época navideña, llena de magia e ilusión. Diciembre es un mes de preparativos, alegría, luces y muchos planes, pues nos acercamos de lleno a unas fechas señaladas que destacan por las reuniones con los seres queridos, las comilonas y los nuevos propósitos. Aunque esto puede ser un paraíso para muchos, para otros es un arma de doble filo, ya que continuar con ciertos hábitos saludables, cuando aún no están superbién implantados, se complica. Si te sientes identificado, ¡que no cunda el pánico!

Es un error pensar que unos hábitos saludables son acciones puntuales que se llevan a cabo unas veces sí y otras no; que penden de un hilo o que hay ocasiones en las que no se pueden realizar. Al principio, cuando iniciamos un nuevo proyecto en cuestión de vida saludable, puede que ciertos hábitos sean más frágiles, que nos cueste seguirlos o que tengamos que esforzarnos un poquito más por integrarlos en el día a día. Sin embargo, una vez adquiridos, se realizan sin pensarlo ni proponérselo; salen solos porque nos hemos habituado a ello y tanto nuestro cuerpo como nuestra mente han experimentado los resultados positivos y el bienestar que estos proporcionan.

Un ejemplo de ello, es el comer de manera variada y nutritiva, huyendo de ultraprocesados perjudiciales para la salud. Al principio, puede que nos cueste dar el paso hacia una mayor proporción de alimentos naturales, como frutas y verduras; preparar nuestros propios snacks y sustituir opciones insanas por otras mejores. Aunque sea bueno para nosotros, requerirá un esfuerzo, pues llevamos mucho tiempo acostumbrados a una alimentación mediocre. Una vez que vayamos entendiendo lo positivo que resulta para nuestro cuerpo y que las sensaciones positivas se vayan manifestando, será nuestro propio cuerpo el que nos pida las alternativas sanas y deje los caprichos para momentos más ocasionales.

Ocurre lo mismo con el entrenamiento, la meditación, la vida activa, la atención al descanso, etc. Siempre cuesta cambiar de hábitos, pero una vez están asentados se tornan prácticamente inconscientes.

Publicación anterior Publicación nueva

×