Shopping Cart

Microplásticos en la sangre

Posted by Kasie Dobbs on
Microplásticos en la sangre

Seguro conoces el problema del plástico. Ha estado contaminando nuestros alimentos, vías fluviales, suelos y océanos. Los microplásticos son pequeñas piezas de plástico descompuestas. Un informe de 2017 de la ONU afirma que hay más de 51 billones de microplásticos en el mar. un poco alarmante no crees?

Se han descubierto plásticos en las profundidades del océano, en la cima del Monte Everest, en la Antártida y más recientemente (y extremadamente preocupante) en la sangre humana. Sabemos desde hace un tiempo que estamos consumiendo plástico al consumir pescado.

Pero un estudio reciente publicado en Environment International analizó la sangre de 22 adultos sanos. 17 de ellos tenían microplásticos en la sangre. La mitad de las muestras contenían plástico PET, que se usa comúnmente en botellas de bebidas, mientras que un tercio contenía poliestireno, que se usa para envasar alimentos y otros productos. Una cuarta parte de las muestras de sangre contenían polietileno, del que se fabrican las bolsas de plástico.

Vethaak reconoció que la cantidad y el tipo de plástico variaron considerablemente entre las muestras de sangre. “Pero este es un estudio pionero”, dijo, y ahora se necesita más trabajo. Dijo que las diferencias podrían reflejar una exposición a corto plazo antes de que se tomaran las muestras de sangre, como beber de una taza de café de plástico o usar un cubre bocas de plástico.

“La gran pregunta es ¿qué está pasando en nuestro cuerpo?” Dijo Vethaak. “¿Se retienen las partículas en el cuerpo? ¿Son transportados a ciertos órganos, como pasar la barrera hematoencefálica? ¿Y estos niveles son lo suficientemente altos como para desencadenar la enfermedad? Necesitamos urgentemente financiar más investigaciones para poder averiguarlo”.

 

La nueva investigación fue financiada por la Organización Nacional Holandesa para la Investigación y el Desarrollo de la Salud y Common Seas, una empresa social que trabaja para reducir la contaminación plástica.

“La producción de plástico se duplicará para 2040”, dijo Jo Royle, fundadora de la organización benéfica Common Seas. “Tenemos derecho a saber qué le está haciendo todo este plástico a nuestros cuerpos”. Common Seas, junto con más de 80 ONG, científicos y parlamentarios, están pidiendo al gobierno del Reino Unido que asigne 15 millones de libras esterlinas a la investigación sobre los impactos del plástico en la salud humana. La UE ya está financiando investigaciones sobre el impacto de los microplásticos en fetos y bebés, y en el sistema inmunitario.

Un estudio reciente descubrió que los microplásticos pueden adherirse a las membranas externas de los glóbulos rojos y pueden limitar su capacidad para transportar oxígeno. Las partículas también se han encontrado en la placenta de mujeres embarazadas, y en ratas embarazadas pasan rápidamente a través de los pulmones al corazón, cerebro y otros órganos de los fetos.

Un nuevo artículo de revisión publicado el martes, en coautoría con Vethaak, evaluó el riesgo de cáncer y concluyó: "Investigaciones más detalladas sobre cómo los micro y nanoplásticos afectan las estructuras y los procesos del cuerpo humano, y si pueden transformar las células y cómo lo hacen". e inducir la carcinogénesis, se necesita con urgencia, particularmente a la luz del aumento exponencial en la producción de plástico. El problema se vuelve más urgente cada día”.


Vía The Guardian

 

 

 

I'm sure you are aware of the plastic problem. It's been contaminating our food, waterways, soil and oceans. Microplastic are small broken down pieces of plastic. A 2017 report from the UN claims there are more tan 51 trillion microplastics in the sea. 

Plastics have been discovered deep down in the ocean, at the summit of Mount Everest, in Antarctica and most recently (and extremely concerning) in human blood. We have known for a while now that we are consuming plastic when we consume fish.

But a recent study posted in Environment International analyzed the blood of 22 healthy adults. 17 of them had microplastics in their blood. Half the samples contained PET plastic, which is commonly used in drinks bottles, while a third contained polystyrene, used for packaging food and other products. A quarter of the blood samples contained polyethylene, from which plastic carrier bags are made.

Vethaak acknowledged that the amount and type of plastic varied considerably between the blood samples. “But this is a pioneering study,” he said, with more work now needed. He said the differences might reflect short-term exposure before the blood samples were taken, such as drinking from a plastic-lined coffee cup, or wearing a plastic face mask.

“The big question is what is happening in our body?” Vethaak said. “Are the particles retained in the body? Are they transported to certain organs, such as getting past the blood-brain barrier?” And are these levels sufficiently high to trigger disease? We urgently need to fund further research so we can find out.”

The new research was funded by the Dutch National Organisation for Health Research and Development and Common Seas, a social enterprise working to reduce plastic pollution.

“Plastic production is set to double by 2040,” said Jo Royle, founder of the charity Common Seas. “We have a right to know what all this plastic is doing to our bodies.” Common Seas, along with more than 80 NGOs, scientists and MPs, are asking the UK government to allocate £15m to research on the human health impacts of plastic. The EU is already funding research on the impact of microplastic on foetuses and babies, and on the immune system.

A recent study found that microplastics can latch on to the outer membranes of red blood cells and may limit their ability to transport oxygen. The particles have also been found in the placentas of pregnant women, and in pregnant rats they pass rapidly through the lungs into the hearts, brains and other organs of the foetuses.

A new review paper published on Tuesday, co-authored by Vethaak, assessed cancer risk and concluded: “More detailed research on how micro- and nano-plastics affect the structures and processes of the human body, and whether and how they can transform cells and induce carcinogenesis, is urgently needed, particularly in light of the exponential increase in plastic production. The problem is becoming more urgent with each day.”

 

Via The Guardian 

Older Post Newer Post

×