Shopping Cart

No te dejes engañar

Posted by Attencion a Cliente on
No te dejes engañar

Guía para comprar alimentos 

     Las etiquetas de los alimentos pueden ser complicadas y difíciles de leer. Todos los términos científicos y sinónimos dificultan su comprensión por parte de los consumidores, por lo que no sabemos realmente lo que estamos comprando. La normativa alimentaria es muy compleja, por lo que quiero mostrarte cómo diferenciar entre la comida basura y la verdadera comida sana. Así que ten cuidado y ten en cuenta estos consejos la próxima vez que vayas a comprar. 

  1. No te dejes engañar por los títulos del frente: Normalmente, con los envases, siempre ponen reclamos en la parte delantera del producto que dicen cosas como ¡sano! o sin azúcar, pero la mayoría de las veces es sólo para atraer a los clientes y evitar que lean la lista de ingredientes. 
  2. Estudia la lista de ingredientes: Siempre se enumeran por cantidad, de mayor a menor cantidad. Los 3 primeros ingredientes son clave, si estos incluyen granos refinados, un tipo de azúcar o aceites hidrogenados, déjalo, no es bueno para ti. Intenta ir a por productos que incluyan alimentos integrales como ingredientes principales. Además, si tiene más de dos o tres líneas, lo más probable es que esté muy procesado.
  3. Ten cuidado con el tamaño de las porciones: La mayoría de las veces, las calorías y los nutrientes se indican para una porción, por lo que parece que no es tanto, cuando en realidad si se multiplica la porción por el número de porciones que contiene el producto, es mucho mayor. 
  4. Declaraciones engañosas: Ligero (puede contener otros ingredientes mucho peores para usted), multicereales (pueden ser granos refinados, a menos que estén marcados como granos enteros), natural (puede significar simplemente que en algún momento el fabricante utilizó algo natural como el arroz), sin azúcares añadidos (puede ser naturalmente alto en azúcar, o puede que se hayan añadido sustitutos poco saludables), bajo en calorías (puede que sólo sea más bajo que sus otros productos, pero sigue siendo alto en general), bajo en grasa (esto sólo significa que la grasa se redujo añadiendo más azúcar), y mucho más, para descubrir esto, leyendo la lista de ingredientes es como te darás cuenta de si están mintiendo o no. 
  5. Diferentes tipos de nombres para el azúcar: ten cuidado con estos, simplemente no usan la palabra azúcar. 

     Los que debes vigilar son los nitratos de sodio, los aceites hidrogenados (grasas trans), el azúcar, los aromas y colorantes artificiales, los edulcorantes artificiales, los aceites (de maíz, vegetales y de soja), el trigo enriquecido, la carragenina, el benzoato de potasio o de sodio y el bisfenol (BPA). Así que, como ya puedes deducir, las etiquetas son realmente complicadas y difíciles. Y la mejor manera de ahorrarse todo este trabajo es comiendo alimentos integrales, pero si alguna vez compras envasados, vigilar estos es muy importante. 

Food labels: how to guide 

     Food labels can be tricky and hard to read. All the scientific terms and synonyms make it difficult for un (consumers) to understand them, so we don’t really know what we’re buying. Food regulations are very complex so I want to show you how to differentiate between junk food and actual healthy food. So be careful and keep in mind these tips next time you go shopping. 

  1. Don’t be fooled by the claims in the front: Usually, with packaging, they always put claims in the front of the product that say things like healthy! Or sugar-free, but most of the times, it’s just to attract customers and stop them from reading the ingredient list. 
  2. Study the ingredient list: They are always listed by amount, from highest quantity to lowest. The first 3 ingredients are key, if these include refined grains, a type of sugar or hydrogenated oils, leave it, it’s not good for you. Try going for products that list whole foods as their main ingredients. Also, if it’s longer than two or three lines, it’s most likely very processed.
  3. Be careful with serving sizes: Most of the times calories, and nutrients are listed for one serving, so it looks like it’s not that much, when in reality if you multiply the serving by how many servings are in the product, it’s way higher. 
  4. Misleading claims: Light (may contain other ingredients way worse for you), multigrain (might be refined grains, unless marked as whole grains), natural (it may just mean that at some point the manufacturer used something natural like rice), no added sugar (it might be naturally high in sugar, or unhealthy substitutes may have been added), low-calorie (it might just be lower than their other products but still high in general), low-fat (this just means the fat was reduced by adding more sugar), and much much more, to discover this, reading the ingredient list is how you’ll realize if they’re lying or not. 
  5. Different types of names for sugar: watch out for these, they just don’t use the word sugar. 

     The ones you should watch out for are sodium nitrates, hydrogenated oils (trans fat), sugar, artificial flavours and colours, artificial sweeteners, oils (corn, vegetable and soy bean), enriched wheat, carrageenan, potassium or sodium benzoate, and Bisphenol (BPA). So as you can tell already, labels are really tricky and hard. And the best way to save yourself all this work is eating whole foods, but if you do ever buy packaged, watching out for these is very important. 

Older Post Newer Post

×